COMUNICADO FAMILIAS COVID-19

16:36, 17 de abril de 2020

 

 

COMUNICADO DE LOS REPRESENTANTES DE LAS ASOCIACIONES DE MADRES Y PADRES DEL ALUMNADO DE ASTURIAS

 

Viernes, 17 de abril de 2020

 

Nadie puede dudar de que la situación que estamos viviendo, además de terrible, es totalmente inesperada. Algo para lo que ninguna persona estaba preparada. Es por esto que entendemos que la Administración haya tenido que trabajar a contrarreloj en un escenario muy poco favorable.

Como representantes de las familias del alumnado, trasladamos a la Consejería de Educación el sentir de las familias con respecto a la situación actual en los hogares y a la continuidad que se le está pretendiendo dar al curso escolar de forma no presencial.

La situación que se está viviendo en los hogares está siendo, además de extraordinaria, por su dureza y aislamiento, general por afectar a todos los sectores, y esto hace que exista una carga de estrés en las familias que desde luego se traslada inevitablemente a los y las menores.

Las familias nos sentimos desamparadas porque no somos ni sabemos ser docentes para nuestros hijos e hijas. Esta tarea requiere una formación y una preparación de la que carecemos. Nos está costando mucho asumir esta situación llena de pérdidas familiares, miedo, incertidumbre económica y encierro.

Visto el acuerdo entre el Ministerio de Educación y Formación Profesional y las CCAA, por mantener la duración del curso escolar hasta junio, en la que establecen que para que los estudiantes no pierdan el curso, y puedan continuar avanzando en su formación, teniendo en cuenta los más vulnerables, la evaluación será continua….”.

E X P O N E

Que ni los centros, ni el profesorado, ni las familias estamos preparados para dar la continuidad pretendida al curso actual con un mínimo de garantía de equidad.

Que este mes de experiencia, esfuerzos y experimentos, lo están demostrando, destacando que hay familias que agradecen el que a sus hijos e hijas se les asignen tareas, principalmente porque gozan de las condiciones apropiadas para poder realizarlas.

Que el Ministerio deja en manos de las Comunidades Autónomas el proceder de cada una con unas pautas generales, por descentralización de competencias, que las Comunidades Autónomas dejan el proceder a los centros, por su autonomía, y que los centros dejan el proceder a su profesorado, por su libertad.

Que el profesorado no es experto en gestión de crisis, ni falta que hace. Su responsabilidad es la de formar a nuestros hijos e hijas y se le están añadiendo unas cargas que no pueden pasar desapercibidas.

 Y todo esto redunda en las diferencias de proceder, lo que agudiza la incertidumbre, el estrés y el sin sentido que se está trasladando inmerecidamente a los hogares.

Que estamos ante una situación excepcional y, si cabe, experimental, con un trabajo encomiable por parte del profesorado, trabajo que sin duda alguna será provechoso, pero que, como cualquier otro experimento, se debe probar con voluntariado y entendemos que no de forma impositiva a un alumnado que hasta el 12 de marzo llevaba recibiendo enseñanza de forma presencial un 70% del contenido curricular.

¿Con ese porcentaje del 70% no se puede evaluar? ¿Es un servicio esencial concluir los 60 días lectivos de los 177 del curso escolar? Y, si legalmente lo es, ¿Merece realmente la pena trasladar a los hogares la carga que se expuso o, por el contrario, buscar fórmulas dentro de la legalidad para cesar en esta carga?

C O N C L U S I O N E S

 Por todo ello, a estas alturas de la experiencia que estamos viviendo, el curso debería de darse por finalizado, con la excepción y centrando los planes de continuidad, en su caso, para la celebración de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad, la Formación Profesional y la titulación de 4º de la Educación Secundaria Obligatoria.

Aprovechemos esta fortaleza que toda la Comunidad Educativa estamos demostrando para prepararnos a volver a las aulas, cuando la pandemia lo permita, porque nos queda un problema que realmente preocupa enormemente a las familias y que es la conciliación, cuando se salga del confinamiento y se tengan que devolver en muchos casos las horas no trabajadas para mantener nuestros puestos de trabajo.

Y desde luego, aprovechemos para prepararnos tanto formativamente como emocionalmente para que la vuelta al colegio de nuestros hijos y nuestras hijas, que se merecen más que un monumento y son los grandes olvidados en esta penosa situación, no sea traumática y que no quede nadie descolgado del sistema.

FAPA MIGUEL VIRGOS Y CONCAPA ASTURIAS 

COMUNICADO FAMILIAS -PDF 

 

Volver