QUIENES SOMOS

La Federación de Asociaciones de Padres de Alumn@s "MIGUEL VIRGOS" nace en el año 1979 y aglutina 300 AMPAs de E. Infantil, Primaria, Secundaria, FP , Bachilleratos y Escuelas de Música de la red pública del Principado de Asturias.

 

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos/as de Asturias, que se declara no confesional, progresista e independiente de cualquier otra organización defiende como principios de su acción los siguientes :

 

  • Una escuela pública, aconfesional, universal, gratuita, no discriminatoria, compensadora de desigualdades que haga efectiva la igualdad de oportunidades, integradora de las diferencias y que asuma las peculiaridades características de su entorno (culturales, lingüísticas, geográficas ...) reconocidas en la Constitución.

  • Una escuela de la democracia y para la democracia, que forme en el conocimiento expreso y respeto de los derechos y libertades fundamentales consagrados en la Constitución, centrada en los principios de paz, solidaridad y preservación del medio ambiente, que capacite para el ejercicio activo de los derechos individuales, insistiendo en la defensa de los valores de libertad, igualdad de oportunidades y tolerancia.

  • Una escuela laica, carente de todo tipo de adoctrinamiento, orientada a la formación integral de los individuos en el conocimiento y respeto de la pluralidad.

  • Una escuela democrática y participativa, gestionada democráticamente, con intervención de los diversos sectores de la comunidad escolar, en la que se articulen perfectamente, padres, madres, tutores, alumnos/as y sus respectivas asociaciones.

  • Una escuela pública que atienda y capacite para el eficaz ejercicio futuro de una profesión y siente las bases sólidas de una preparación cultural suficiente y adecuada para la eventual continuación de cualesquiera estudios superiores, facilitando también con ello la inserción social y laboral de los alumnos/as, así como su preparación y madurez para el disfrute de la vida y el ocio.

  • Que la escuela pública sea la verdadera garantía de esa educación plena, humanista, científica y de alta calidad, orientada al pleno desarrollo de la personalidad de los alumnos/as y al fomento de los hábitos intelectuales de trabajo dentro de un espíritu crítico.